10/1/10

Fotógrafos : RECUERDOS DE UN VIEJO CATÁLOGO.



Debo estar sufriendo un ataque repentino de "mamitis" porque de nuevo voy a rememorar a mi señora madre en el post de hoy:

Resulta que toda mujer al llegar a cierta edad tiene que renunciar a una cosa vital para su existencia hasta entonces: los tacones.
Sin embargo hasta que llegó ese momento, el ser que me trajo a este mundo para tormento de muchos no lo hizo del todo mal.

Mi madre es como una Preysler pero de provincias; elegante, guapa y amante de la moda, con la salvedad que en vez de tener una vagina para los negocios le ha dado por trabajar como una perra toda su vida, siempre ha sentido una adoración enfermiza por los zapatos... sobre todo por los de Charles Jourdan.

Un buen día la mujer llegó a casa con un catálogo de dicha marca que el que aquí escribe se estremeció solo de verlo aún cuando todavía no peinaba vellos púbicos. En dicho catálogo salían unas mujeracas increíbles de piernas interminables y poses que de sexuales casi ni entendía.

Casi ni entendía pero bien que me guardé el puñetero catálogo debajo de la cama como el que se guarda la Hustler. Años después descubrí que el artífice de ese catálogo no era otro que GUY BOURDIN.

Qué ojo tenía ya entonces para esto del talento ajeno.












Guy Bourdin es un parisino que a los 24 años ya realizaba exposiciones de su obra que presentaban gente como Man Ray, que es algo así como si yo expongo a los 24 años en mi tierra y me apadrina Arturo Fernández.

Más o menos...

La fama interplanetaria le llegaría con sus campañas realizadas para Charles Jourdan, y a partir de ahí se puso farruco y no paró: Editoriales para VOGUE y Harper´s Bazaar y campañas para Loewe, Gianni Versace, Emannuel Ungaro, Issey Miyake, Chanel, Christian Dior o Gianfranco Ferré.

Nick Knight, David Lachapelle, Mert&Marcus o Mondino le deben muchísimo a este genio de la fotografía, el color y el escándalo.

Hasta yo mismo le debo cierto impulso en mi despertar sexual. 

Adiós cigüeña, adiós.












































































Como la inteligencia y la honestidad no se heredan, el retoño de Bourdin hace unos años demandó por 600.000 $ a Jean-Baptiste Mondino por un video que realizó para Madonna. Bien sabe Dios que esta mujer no es santo de mi devoción pero debo reconocer que tanto ella como Mondino de tontos no tienen ni un pelo y que cuando algo que de primera mano se sabe que va a tener repercusión mundial y que es calcado al milímetro no es síntoma de plagio, sino más bien de homenaje. Pero bueno, el retoño debía necesitar llenarse un poco más las arcas a costa del talento paterno.

Ayyyy retoño retoño, ya de paso demanda a las "Palmerettas" en los videos de "Simply Irresistible" o "Addicted to Love" , métele un puro a todas las campañas de Tom Ford, a aquella de Yves Saint Laurent en la que salía Karen Elson, a Steven Meisel, al Sisley de Terry Richardson o a Miuccia Prada.

O jodemos todos o la puta al río!

El videoclip de la discordia:



Y aquí uno de sus vídeos que me encanta (en realidad me gustan todos, pero este en especial)

1 comentario:

haquiles2001 dijo...

hola
de rebote pasaba por aquí y tenia que dejarte mensaje,qué cantidad de fotos te he cogido prestadas...esto soy un pirata informático...de lo peor
tú eres de los que dicen vamos a ponerunas cuantas fotos y vas y tiras la casa por la fenêtre,qué tio
lo de los orígenes del farmatint no tiene precio...te seguiré la pista
abrazo iluminado