7/1/10

Fotógrafos : SALTAAAAAA, SALTA CONMIGO!

Pues resulta que el otro día pongo las noticias y empiezan a decir que está de moda una chorrada muy novedosa que no es otra que hacerse fotos saltando en camas de hoteles, que es todo un fenómeno en internet y que hasta le han puesto nombre y todo, "jumping".

Piqueras de mi vida y de mi corazón, quiero decirte que eso de novedoso tiene lo que la última película de Garci, y es por ello (oye) que voy a hablar de PHILIPPE HALSMAN.

Pues resulta que el tal Hasman fue un fotógrafo de moda que causó auténtico delirio en los años 40 y 50 con sus divertidos retratos a celebridades procedentes de campos tan dispares como la política, las artes, el espectáculo o incluso el pensamiento, que por lo que se ve no tiene ninguna relación con los anteriores.

¿Qué que hizo este buen hombre? Pues tampoco es que inventase la penicilina, resulta que se le ocurrió algo tan simple como poco explotado hasta entonces: capturar a los protagonistas de sus fotos dando saltos, o mejor dicho, en pleno salto. Si, si tal cual. Halsman ponía a la gente a dar saltos como cabritillas en celo, desde Dalí a Cocteau, de Julie Andrews a Audrey Hepburn, y ya no hablamos de la pobre Marilyn a la cual la tenía todo el día dando brincos.

Total, que el hombre con esta tontuna logra realizar unos retratos muy espontáneos y joviales bastante alejados de la imagen encorsetada que teníamos de estos personajes. Estos por su parte estaban que daban palmas con las orejas con esta nueva acepción del término gimnasia artística. Es de suponer que en una época en la que la liposupción no andaba a la orden del día, a nadie le venía mal fundir alguna que otra lorza de más. Ya me podía llamar a mi el tal Halsman para quitarme unos cuantos polvorones y algún que otro mazapán.












No vayáis a creer que aquella gracia se quedó en una simple moda pasajera, no, no, no, no, no. Este desenfadado estilo lograría crear escuela dando origen, incluso, a un fenómeno conocido como "jumpology" que aún a día de hoy, continúa cosechando nuevos adeptos los cuales han sustituído el tradicional "mira al pajarito" por el más psicópata grito de "salta, pájaro, salta, qué disparo!"

Aparte de esto, Halsman puso portada a la revista Life en más de cien ocasiones, fue el encargado de inmortalizar a un Albert Einstein de aspecto triste y cansado, realizó el "Dalí atomicus" que es una foto que a mi personalmente como alguien que odia de manera visceral a los gatos me encanta y también es autor de esa otra foto, "Dalí, in voluptate mors" que me haría quedar como un repelente cuando tenía poco más de quince años:

- "¿Has visto la peli esta del canibal que bebe chianti y desde sabe Dios dónde huele coños?"

- "Si, si muy buena"

- "¿Y te has fijado en la portada, como en la boca de la Foster sale una polilla que tiene una calavera que en realidad son unas mujeres desnudas?"

- "Joder que pesado estás con las preguntitas...qué si!!! además esa imagen ya existía pues había un fotógrafo en los años 50 de nombre Halsman que...blablablabla"

- " Zzzzzzzzzz"

- "¿Hola?, ¿holaaaaaaa?...¿Hay alguién ahí?..."


Llaman especialmente la atención sus fotos de la Monroe, en la que no sólo aparecía tan sensual y glamurosa como era de esperar sino que también se atrevió a figurar en situaciones algo más pintorescas y menos habituales, incluso comprometidas, como en esta que sale caracterizada como Mao:



Imaginaos lo reclamado que estaba el buen hombre que hasta Hitchcock y su última adquisición por aquel entonces, usease la suegra de Antonio Banderas, se prestaron a hacer el subnormal delante de su objetivo. La Hedren debió acabar hasta su lacado de moño de posar con pajarracos disecados, que más que fotos para promocionar la peliculita de marras parecía que estaban advirtiendo a la población acerca de los peligros de la gripe aviar. Por cierto, hablando de bichos momificados, ni que decir tiene que Hitchcock fue de los pocos que se negaron a pegar el más mínimo saltito.

Supongo que los motivos se dan por sobreentendidos con tan solo aludir al término "caída libre"

Pero vamos, que fue la excepción (bueno, y un canguro que posaba con Miss Australia, que tiene cojones la cosa. Tiene cojones que no salte el canguro y cojones tiene también ver como antes una Miss ganaba el certamen de su país y era fotografiada por los mejores. ¿Os imagináis a Maria José Suarez, a la que se zumbaba Dani Dj. o a la Besora fotografiadas por la Leibovitz? Escalofríos me entran solamente de pensarlo)... hasta los Duques de Windsor se prestaron a hacer el gamba! Ver para creer.

Unas foteles:







































5 comentarios:

Sr Q dijo...

Me encanta, es alegre y siniestro, además me parece modernisimo.

El Hetero Costurero dijo...

Precisamente es eso lo que me encanta de este hombre, que tiene como dos estilos súper diferenciados, por un lado una especie de alegría naïf que te contagia y por el otro una rollo insano que te deja un mal cuerpo del quince.

Se ve que no era hombre de medias tintas.

El Hetero Costurero dijo...

Por cierto, que como en su estupendo blog no hay cojones por donde poder comentar se lo dejo aquí y eso que gano.

Creo que Meisel debería hacer una editorial con la Boscono o alguna raruna de esas que nos venden como estupendas caracterizada de Cuca Solana...me descojono yo de la Wintour, la Coddington y la madre que parió a la Parsons, la Hopper y la Bruja Avería!

Rocio dijo...

La verdad que coincido con el comentario que varian muchos los estilos. Siempre me ha gustado la fotografía y disfruto de mostrar diferentes cosas. Como estoy por comenzar mis vacaciones, solo espero sacar muchos fotos de bellos paisajes, por eso en este momento estoy buscando hospedaje en los hoteles salta

Miroslava Rivera dijo...

Qué padre está la recopilación de fotografías, eh. Gracias.